Alimentando mentes curiosas

Los niños son curiosos por naturaleza y esa curiosidad muchas veces los lleva a descubrir cosas por si mismos. En mi caso soy padre de un niño de 6 años (Derek) y un bebé de 7 meses (Danté), y si algo tienen en común los dos es que son completamente diferentes, incluso cuando comparo que hacía el mayor a la misma edad del bebé.

Ser padre implica criar niños sin un manual de instrucciones; sin embargo, al estar la tecnología presente en los hogares, creo que se puede sacar siempre el mejor provecho para los niños. Así que en esta entrada escribiré sobre las cosas que he estado haciendo junto a mi esposa Jacqueline a lo largo de estos años con Derek y que pretendemos introducir a Danté más adelante.

La Asociación Americana de Pediatría recomienda un mínimo de exposición a pantallas y nulo de hecho antes de los 18 meses. Es un hecho que de un modo u otro afectan el desarrollo neurocognitivo y psicomotor en tempranas edades. Así que partiendo de este hecho, ningún infante antes de ese tiempo debe estar expuesto de manera alguna a pantallas tanto de teléfonos como de tablets.

Cuando Derek cumplió 2 años, le regalamos una tablet Kindle for Kids de Amazon. Me propuse dosificar el uso de la tablet usando los controles parentales que trae Amazon en su dispositivo. Limitando su uso por 2 horas y al menos 2 o 3 días por semana utilizando aplicaciones dirigidas a su edad y que iba modificando ya sea añadiendo o eliminando otras aplicaciones a medida que avanza el tiempo.

Empezando Derek utilizo las aplicaciones de Fisher Price disponibles en el Amazon AppStore en el perfil de niños. Las aplicaciones en su mayoría eran tipo cuento digital o bien rompecabezas. Siempre con formas infantiles y con mínimas complicaciones para el manejar la tablet. Al principio cuando la tablet era una novedad, Derek quería usarla todo el tiempo, y de hecho los primeros días, fueron una lucha por los límites de tiempo, pero después de unos pocos días se acostumbró a ese hecho. Hoy en día usa varias aplicaciones de programación, puzzles (una de sus favoritas es Monument Valley y de hecho resuelve su extraña geometría sólo).

Con el tiempo de uso de la tablet, me he topado con la limitación del App Store de Amazon. Las opciones de aplicaciones se han vuelto limitadas o tienen versiones viejas de aplicaciones que en Play Store los desarrolladores han claramente actualizado. El FireOS de Amazon por otra parte es tan cerrado que no permite cargar aplicaciones externas en el perfil de los niños; sin embargo, encontré un modo de cargar un lanzador externo y poner en su escritorio las aplicaciones que quiero que utilice, pero al hacer esto sacrifique el control de tiempo que puedo tener sobre la tablet. Aún espero que algún día alguna persona ingeniosa se las arregle para meter aplicaciones en el perfil infantil de esas tablets. Solo resta esperar.

Aquí alguna de las aplicaciones que recomienda SENACYT para los niños

De las aplicaciones que aparecen en la imagen anterior, que recomienda SENACYT para ir preparando un terreno fértil en los niños para las STEM, puedo mencionar tres que le encantan a Derek.

Ciudad Algoritmo: trata sobre algoritmos como dice su nombre y sobre codificación tal y como ocurre con el lenguaje Scratch, donde los niños arrastran bloques para indicar las acciones que debe realizar un personaje.

ScratchJr: trata sobre un gato y sus amigos donde los niños pueden recrear toda una serie de acciones sobre los personajes. Pueden crear desde historias hasta juegos simples utilizando los bloques de construcción.

Coding games for kids: contiene una serie de juegos organizados por conceptos de programación que alienta a los niños a tratar de usar el pensamiento lógico para resolverlos. El único detalle con esta aplicación es que es de pago, 30$ anual.

Dejando de lado por un momento el terreno de aplicaciones, una de las cosas que corresponde a casi la totalidad de juguetes de mis hijos, es la colección de LEGO que ha aumentado de tamaño durante el tiempo. Y es que no hay mejor juguete, que uno que estimule a construir lo que quieras. Tienen un yacimiento de LEGO Duplo que ronda los 100 litros de volumen, por lo que la falta de piezas es lo de menos. Y la otra colección asciende a las 32000 piezas y aumentando. Al existir esto, son libres de construir lo que deseen.

Uno de los hábitos que cultivamos diariamente mi esposa y yo, con Derek, es nada menos que la lectura. Desde muy pequeño le leíamos cuentos, uno de sus favoritos al principio era La oruga muy hambrienta de Eric Carle y Adivina cuánto te quiero de Sam McBratney. Con el tiempo la colección también fue creciendo, se añadieron otros libros de Eric Carle y otros que consideraba interesantes. El resultado, es que ahora nunca falta un cuento para dormir.

Esta es una muestra de los primeros libros que le leía a Derek, la mayoría de Eric Carle

Cuando los cuentos ya se volvían repetitivos y Derek ya se los sabía de memoria diciendo lo que venía a medida que lo iba leyendo, pensé en hacer algo diferente, que tal si en lugar de leer, le cuento sobre alguna persona que hizo algún descubrimiento importante o como inventó algo. Elaboré una lista y con ella le contaba a Derek sobre el personaje. La mayor parte del tiempo podía contarle sin problemas, algunas veces tuve que investigar ya que Derek también me sometía a la rigurosidad de sus preguntas. El personaje de partida fue Galileo Galilei, y puedo decir a ciencia cierta que hablarle sobre como inventó el telescopio y las cosas que veía despertaban en Derek las ganas de saber más. El resultado fue maravilloso, de hecho terminé comprando para su cumpleaños No. 5 un telescopio de 70 mm.

Cuando le hable sobre Newton, la gravedad, el espectro de luz visible compré también un prisma para que el mismo experimentará de primera mano lo que vio Newton hace cientos de años atrás y su cara de sorpresa fue enorme cuando vio que sin importar su peso todo caía a la misma velocidad. Cuando le hablé sobre Leeuwenhoek y el mundo microscópico también se encantó por ello, de hecho aún espera que le muestre tardigrados y ver de cerca las células de una hoja. A continuación un detalle de la lista original, el personaje y el tema sobre el que quería hacer énfasis.

  • Wernher von Braun (cohetes)
  • Edward Jenner (vacunas)
  • Galileo Galilei (heliocentrismo y telescopio)
  • Nicolás Copérnico y Giordano Bruno (heliocentrismo)
  • Fernando Magallanes y Sebastián Elcano (circunnavegación)
  • Charles Darwin (evolución por selección natural)
  • Alessandro Volta (pila eléctrica) y Luigi Galvani (conducción eléctrica en tejidos)
  • Alexander Fleming (penicilina)
  • Isaac Newton (ley de gravedad)
  • Guillermo Marconi (patente de la radio)
  • Carlos Finlay (vector de la fiebre amarilla)
  • Anton van Leeuwenhoek (microscopio)
  • Francesco Redi, Lázaro Spallanzani y Louis Pasteur (generación espontánea)
  • Tycho Brahe y Johannes Kepler (movimientos planetarios)
  • Gregorio Mendel (cruces mendelianos)
  • Nikola Tesla y Tomas Edison (AC/DC)
  • William Harvey (circulación pulmonar y sistémica)
  • Cristóbal Colón y Américo Vespucio (descubrimiento del nuevo mundo y nombre de América)
  • Hermanos Wright (primer vuelo a motor)
  • Ignaz Semmelweis (antisepsia preparto)
  • Francés Oldham Kelsey (Talidomida)
  • Isaac Newton (espectro de luz visible)

Cuando lo introduje a Darwin, Spallanzani, Redi y Pasteur me hizo una pregunta fundamental, de dónde viene la vida, si no aparece de la nada. Así que esa noche se fueron mis acotaciones sobre la sopa primordial y todo eso y terminamos en YouTube viendo videos sobre el tema. Por supuesto, esto género algo de conflicto en Derek, pues está en una escuela de formación católica, pero le dije que para no incordiar con sus compañeritos mantuviera esto para si mismo. Ya una vez tuvo un conflicto con unos compañeritos sobre cómo venían al mundo. No sé si tenga que ver con que hace poco tiempo estrenó la película Storks (Cigüeñas) y por esta razón el cuento de la cigüeña estaba vigente en la memoria colectiva de ellos y Derek trato de argumentar sobre cómo veníamos al mundo desde el útero y como podíamos nacer vía cesárea o vaginalmente, a su modo, claro está, pues mi esposa como enfermera gineco-obstetra y yo como médico no le ocultamos está información. Incluso el por si mismo ha visto mi atlas de anatomía de Netter, viendo todo de primera mano. El resultado fue que sus compañeritos se unieron para contradecirlo y decir que se equivocaba y en consecuencia llegó a casa cabizbajo y nos contó sobre la situación.

Uno de los errores que si cometimos en cuanto actividades extracurriculares fue incluirlo en el club de fútbol de la sección preescolar. Derek, se desenvolvía de manera regular en clases, pero su desempeño a nuestros ojos no era adecuado. Por esta razón, él mismo, un día nos dijo que ya no quería continuar yendo. La razón era simple, no le gustaba para nada. Y bueno, este desacierto sirvió de lección para recordarnos que siempre hay que buscar actividades que sean disfrutadas y no impuestas por los padres.

Desde que se encuentra en preescolar, al inicio existía algo de temor a la piscina cuando estaba en las clases de educación física en la escuela. Pues una hora de clase una vez al mes, no es suficiente y controlar un grupo de 20 niños de 4 a 5 años es tarea titánica. Los llantos se contagian fácilmente en el grupo. Una solución a este problema fue incluirlo en el club de natación de la escuela y así en unas pocas clases, perdió el miedo a la piscina y se convirtió en todo un pez en el agua. Asistiendo a sus clases y conociendo de antemano la longitud de la posición, puedo estimar que en cada clase de 1 hora, los niños nadan entre 300 a 400 metros, dependiendo del ritmo que el profesor lleve en la clase y el tipo de ejercicio que realicen. Definitivamente esta actividad, a diferencia del fútbol a Derek le gusta mucho y por ello el mismo pide seguir haciéndola.

Un día, navegando entre los estantes digitales de Amazon me topé con un libro bastante interesante de Melina Furman, Guía para criar hijos curiosos. Este libro me sirvió para ver qué lo que habíamos estado haciendo de manera empírica en verdad iba por buen camino y me sirvió para ir introduciendolo a otros aprendizajes viendo las cosas como un todo, en lugar de fraccionarlas como se hace en la escuela. También me sirvió para ir desarrollando actividades que estimularan los diferentes tipos de inteligencia, ya que se considera que todos los niños traen un abanico de capacidades diferentes y estos son susceptibles de ser modificados.

El libro de Melina Furman, da una perspectiva nueva y organizada sobre el desarrollo neurocognitivo de los niños, sobre como desarrollar un entorno estimulante y emocionalmente seguro, y te orienta a como desarrollar cuatro áreas fundamentales en los niños, las cuales son:

  1. Aprender a comprender: lo principal en este punto es el aprendizaje profundo, mostrar todas las aristas de un tema y proponer maneras de que procesen los temas que aprenden. Una idea puede ser como le explicarían a otro compañero, un bebé o un adulto el mismo tema. De esta forma lo ayudamos a conectar el conocimiento y representarlo. Otra idea sería hacerles la pregunta, que más desean saber e investigar juntos sobre eso.
  2. Aprender a pensar: en este punto, lo principal es acompañarlos en el proceso de pensar en puntos de vista diferentes sobre un mismo problema y ayudarlos a construir soluciones para esos problemas y a la vez darles el empujoncito para que imaginen otra situación y planteen su propia solución. Es un completo proceso de chispa, andamiaje y acompañamiento durante este proceso lo que les puede ayudar a formar ese pensamiento crítico. Lo esencial es comprender el problema, saber de qué se trata, que se quiere responder, que hay que resolver y de dónde se parte y hacia donde se quiere llegar.
  3. Aprender a aprender: lo esencial aquí es desarrollar la metacognición, estar en pleno control del proceso de aprendizaje. Esto se basa en planificar que tienen que hacer frente a una tarea, como van a realizarla, a organizar su tiempo y autoevaluarse sobre cómo les fue. Este es un proceso que no es simple, ni tampoco conocido de antemano, sino es una capacidad que se puede aprender y una vez aprendida le da la capacidad a los niños de poder hacer frente a distintos retos que se le presenten en la vida diaria. Importante en esta situación el proceso, yo, nosotros, tú; en el que el acompañamiento que le damos durante las tareas, haciéndolo primero nosotros, luego ellos con nuestra ayuda y finalmente ellos por si mismos. De esta manera se logra hacerlos concientes de su proceso de aprendizaje, donde están sus fallas y encontrar estrategias que le ayuden con los problemas.
  4. Aprender a vivir con uno mismo: text

Otra cosa que también hemos hecho es incluirlo en una escuela de música, donde también yo fui hace muchos años estudiante de violín. A Derek también le llamó la atención este instrumento, dicho sea de paso el mismo programa busca que los niños elijan su instrumento y no que los padres impongan uno a los niños; y bueno, está siguiendo el curso natural del programa que se maneja en la escuela. Por otro lado, al yo también manejar el tema, es mucho más fácil explicarle las cosas. Y de este modo, implícitamente también aprende algo de matemáticas, pues la música en su esencia más fundamental se reduce a ello y a introducir tu sentimiento en la pieza que tocas para hacerla llegar a tu público.

Ya más recientemente, con la cuarentena, Derek no tiene posibilidades de salir y la escuela suspendió toda actividad, así que el tiempo libre es excesivo. A iniciativa de Jacqueline, a veces utilizamos libros del método Kumon, del área de matemáticas y de lenguas para estimular y fortalecer estas áreas. En lo que he visto de estos libros, se inicia con ejercicios muy básicos y van aumentando en dificultad gradualmente. Por lo regular los utiliza unos 30 a 60 minutos. Según Derek, podría hacer muchos más ejercicios pero se mantiene en ese límite para no saturarlo de información.

Lo último que he hecho con Derek es inscribirlo en un curso de programación dirigido a niños de 6 – 7 años. En Panamá, FUNDESTEAM es una ONG que dicta este tipo de cursos, también de robótica y de distintas bases de ciencias, tecnología, ingeniería y matemáticas. La primera clase le gustó mucho y bueno, a partir de ahí, le abrí su propia cuenta en un curso de code.org dirigido a su edad y que trata más que todo sobre el lenguaje de programación Scratch. Su nivel de complejidad aumenta a medida que avanza el curso y el mismo se esfuerza por completar todos los retos que se le proponen. Quizás el concepto que más se le ha dificultado son los bucles, pero con los días veo que esto se está volviendo una dificultad menor.

De su andar en el curso de programación de FUNDESTEAM, ahora estoy empleando de manera complementaria la plataforma ubbu.io. Hasta el momento, lo que he avanzado con Derek turisteando en la plataforma, es que está plataforma está dirigida a dar clases a grupos de niños, ya sea de manera presencial o remota o en grupos de 2 niños. Te presenta un plan de clase y con ella una serie de instrucciones sobre actividades y cuestionarios con sus respectivas respuestas dirigidas a que el profesor o bien mi caso, padre, pueda dar un clase sobre el tema.

Por el momento, ubbu.io, es gratuita hasta junio, por la pandemia de COVID-19. Pero me ha gustado tanto que no dudaría en contratarla para que Derek y Danté en un futuro próximo continúen su instrucción.

En fin, seguro que más adelante se me ocurrirán otras actividades y quizás Danté, pase por el mismo tipo de actividades, pero al final también será él quien decida cuál le gusta más o cuál no. En resumen, todo esto se trata de darle a los niños, los bloques básicos de habilidades sobre los cuales puedan construir su futuro y desempeñarse de la mejor manera posible. Cultivar siempre sus dudas, resolverlas y aprovecharlas como un momento ideal para aprendizaje también es fundamental para que vayan construyendo su visión del mundo. Por mientras nosotros seguiremos escrutando los misterios de nuestro universo y pensando que más podemos saber sobre lo que nos rodea y como podemos hacer para hacer ese conocimiento parte de nuestras vidas y como también podemos llevar a Danté por esta misma senda más adelante.


avatar
Moisés Serrano Samudio Médico de atención primaria, fotógrafo aficionado, apasionado de las tecnologías relacionadas con el EdTech y el eHealth y diseñador/desarrollador de sitios web de salud. Médico, apasionado del EdTech/eHealth y diseñador/desarrollador de sitios web de salud.

Entradas relacionadas

  1. Aún no hay comentarios...

Deja una respuesta

Su email no será publicado. Required fields are marked *